El Matrimonio Como Una Muestra del Evangelio | Parte 2

El Matrimonio Como Una Muestra del Evangelio | Parte 2

wedding-garden-walk

Via (Schnepf Farms)

El propósito del Matrimonio

Por: Scott McAndrew

Voddie Baucham dice: “Si tu desconoces el propósito de una cosa, es probable que le vayas a dar un mal uso. Este dicho es cierto tanto para las herramientas u objetos electrónicos como para el matrimonio. Una vez conocemos el propósito por el cual se dió el matrimonio, estamos en condiciones de evaluar el uso y nuestra participación de forma adecuada.” Así que, cúal es el propósito del matrimonio? Baucham contesta: “Dios diseñó el matrimonio a propósito, con una finalidad (y no es nuestra felicidad). El matrimonio fue planeado para servir como una muestra viviente de la relación entre Cristo y su novia, la Iglesia. Si nosotros entendemos esto, revolucionará la manera en que vemos nuestros matrimonios. Iremos de un matrimonio ego céntrico a un matrimonio centrado en el evangelio.” En nuestra cultura la mayoría de las personas creen que el propósito del matrimonio es nuestra felicidad. Luego, cuando ya no somos felices queremos tirar la toalla y terminar el matrimonio. Decimos que ya no somos felices y ya no estamos enamorados. Ligon Ducan nos recuerda que: “La gente no simplemente deja de amar. Dejan de arrepentirse y pedir perdón.”

Así que, el propósito del matrimonio no es nuestra propia felicidad. John Piper nos dice nuevamente: “Lo que Dios ha unido en matrimonio es un reflejo de la unión entre el Hijo de Dios y su novia la Iglesia. Aquellos de nosotros que estamos casados, necesitamos reflexionar una y otra vez en el misterioso y maravilloso privilegio que Dios nos concede en representar una realidad divina más grande que nosotros”.

Jim Hamilton nos menciona que Efesios 5 “dice la razón por la que Dios dió el matrimonio, fue para mostrar la relación entre Jesús y aquellos a quienes redimió.” Jesús redimió a su pueblo al sufrir y morir en lugar de ellos. Entonces, esposos (lo digo para mí mismo) la Biblia nos manda a que amemos a nuestras esposas en la misma forma en que Jesús ama a Su amada. Jim Hamilton nos recuerda que: “Muchos de nuestros días parecen rutinarios e incluso tediosos. Y a medida que pasan los años, las emociones fuertes, como los colores brillantes, parecen desvanecerse e incluso ese entusiasmo que tuvimos en la luna de miel queda en el olvido. En esos momentos en los que otras cosas pueden parecer más emocionantes que el ver a tu esposa envejecer.  Es en esos momentos donde debes amarla con esa misma intensidad con que Jesús ha amado a la Iglesia”.

Hamilton continúa: “Dios te está utilizando a ti esposo y esposa para dar una muestra al mundo de la relación entre Jesús y la Iglesia. Si no amas a tu esposa de la forma en que Jesús amó a la Iglesia, le mentiras al mundo acerca de Dios. Mi amigo, existe una forma en la que puedas mantener la mentalidad y la capacidad para hacer esto. Debes estar primeramente satisfecho en Dios y luego recibir a tu esposa como un regalo de Dios para tí. Si estás buscando que tu esposa llene tus necesidades más profundas, entienda como te sientes todo el tiempo y sea una constante fuente de estímulo y fortaleza para tí, estarás frustrado. Dios te ha hecho de tal manera que sólo Él puede satisfacerte”.

Jim Hamilton concluye éste artículo sobre el matrimonio: “La gente se divorcia porque sus esposos o esposas no los satisfacen. La intención de Dios no es que tu esposo o esposa te satisfaga. La intención de Dios es recordarte cuanto lo necesitas. En arrojarnos una y a otra vez a los brazos de Dios, satisfaciéndonos día a día en El, tendremos los recursos necesarios para amarnos unos a otros.

Tú serás feliz. Y Dios tendrá la gloria porque sus vidas testificarán que Él es el mejor, el más hermoso, el más digno, el más valioso,  el más poderoso y la cosa más gloriosa en el universo. Busca tu propia felicidad en el placer de tener un esposo/sa felíz y satisfecho/a. Hazlo con gozo, con humildad, con oración tratando de vivir las funciones que Dios claramente ha preparado para ustedes. Y disfruta del Dios todo suficiente que te creó, te redimió y ha prometido hacerte perfecto como Jesús.”

Así que, no importa si eres soltero o casado, disfrutemos del Dios todo suficiente que nos creó, nos redimió y ha prometido hacernos perfectos como Jesús. Veamos con esperanza lo que Apocalipsis 19 describe como la “cena de las bodas del Cordero”. En ésta cena Matt Chandler menciona que: “estaremos sentados y comiendo… cara a cara con Jesús. Notaste esto? No por fe, sino por vista, cara a cara con Jesús, en un día donde ya no habrá más lágrimas, no más dolor, no más sufrimiento, solo en comunión con nuestro Salvador por toda la eternidad”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s