El Matrimonio Como Una Muestra del Evangelio | Parte 1

El Matrimonio Como Una Muestra del Evangelio | Parte 1

26223-happy-wife-1200.1200w.tn

Vía (Crosswalk)

Esta es una publicación un poco diferente a las anteriores. Scott ha estado escribiendo algunos artículos para el blog de nuestra nueva Iglesia North Avenue. Mark McAndrew (pastor de NAC) ha estado enseñando sobre Génesis y hace algunas semanas vimos el primer matrimonio, el cual fue creado por Dios. El artículo es parte de una serie (Digging Deeper) diseñado para comprender mejor y a profundidad éstas grandes verdades. Esta publicación en especial ha cambiado mucho mi forma de ver el matrimonio y creo que será de gran ayuda no sólo para esposos y esposas, sino también para aquellos quienes están en el proceso o en busca del matrimonio.

El artículo es un poco largo… así que, se decidió hacerlo en dos partes. Te animo a que lo leas!

El Matrimonio Como Una Muestra del Evangelio

Por: Scott McAndrew

Como se mencionó la semana pasada, vivimos en una cultura “centrada en el hombre”. Muchas personas que leen Efesios 5:22, donde habla sobre las esposas sujetense a sus esposos,  inmediatamente no nos gusta la palabra sujeción. Como Mark dijo, pensamos que es una palabra de 8 letras. Que tiene una connotación negativa. John Piper dice: “La idea de “cabeza y sumisión no son populares hoy en día. El sentimiento de nuestra sociedad hace que sea difícil incluso escuchar éste texto en una forma positiva”. Fuimos recordados de ésta frase por C.S. Lewis quien dijo: “Las ideas más peligrosas en nuestra sociedad no son las que se discuten, sino las que se asumen.” Así que, se asume que ésta palabra sumisión en Efesios 5:22, significa que los esposos pueden venir a casa, sentarse en el sofá y decir: “mujer tráeme la cena y el control remoto.” Esto no esta tan lejos de la verdad. El esposo debe amar a su esposa como “Cristo amó a la Iglesia”. Adrián Rogers dice: “Para un esposo amar a su esposa es hacerlo sacrificialmente, porque ésta es la forma en que Jesús amó a la Iglesia. Es amar a su esposa sin egoísmo; esa es la forma en que Jesús amó a la Iglesia.” Sigue diciendo: “A la mayoría de las mujeres no les molestaría estar sujetas a un esposo que las ama lo suficiente como para morir por ellas y lo demuestra en el día a día.”

Adrián Rogers nos recuerda que: “Sumisión es colocarse voluntariamente bajo otro igual y de ésta manera Dios sea glorificado. No tiene nada que ver con inferioridad o superioridad”. El Señor Jesucristo se sometió a su padre, Filipenses 2 nos dice: Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dió un nombre que es sobre todo nombre,” (RVR1960).

James Boice escribe sobre Filipenses 2: “Pablo dice que antes de la encarnación Jesús estaba en forma de Dios y era igual a Dios… Jesucristo posee todos los atributos de Dios. Esto significa que él es Dios. Es Dios omnisciente? Así es Jesús. Es Dios omnipotente? Así es Jesús. Es Dios el creador, el redentor, la verdad, el camino, la vida,…? Así es Jesús”. El continúa diciendo: “Podemos imaginar la escena que debe haber tenido lugar en el cielo a la víspera del nacimiento de Cristo en Belén. Dios es omnisciente, pero los ángeles no, nos podemos imaginar, por lo tanto, algo así como rumores circulando del descenso de Cristo a la tierra; los ángeles durante semanas habían estado contemplando la forma en que Cristo pasaría a la historia humana. Aparecería en el campo palestino durante la noche como un resplandor brillante, deslumbrando a todo aquel que lo viera? O quizá, aparecería como un poderoso general marchando en la Roma pagana, así como lo hizo César cuando cruzó el Rubicón.  O quizá, vendría como uno de los más grandes filósofos de Grecia, poniendo a Platón y Sócrates en ridículo por su inteligencia súper natural. Pero qué es esto? No hay alarde de gloria, sin pompa, sin marcha de legiones celestiales! En lugar de eso, Cristo pone sus ropas a un lado y la gloria que era suya por la eternidad. Da un paso abajo desde el trono celestial y se convierte en un bebé en brazos de su madre, en una colonia más del Imperio Romano. En esta muestra de condescendencia los ángeles se sorprenden e irrumpen en una alabanza culminante que los pastores escuchan desde las colinas de Belén.”

El Matrimonio desde el Principio

Luego vemos al final de Génesis 1 y porciones de Génesis 2.

Génesis 1:26,27 nos dice:

26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. 27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

Así que, Dios creó hombre y mujer a Su propia imagen. Mark nos recuerda que el hombre y mujer son iguales en dignidad y valor.

Lo siguiente vemos en Génesis 2:

15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. 16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17 más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. 18 Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. 19 Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre. 20 Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; más para Adán no se halló ayuda idónea para él. 21 Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. 22 Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. 23 Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona,[a] porque del varón[b] fue tomada. 24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. 25 Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban.

Dios le da a Adán primero un trabajo antes que una esposa. Luego en el verso 18 Dios dice: “No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él”. Misionero Jim Elliot dice: “Cuando Dios vió que no era bueno para el hombre estar solo, El vió algo que obviamente estaba mal, y El no suplió esa necesidad con crear otro hombre!

Dios dice que él va a hacer la ayuda idónea para Adán, luego de esto le trae a todos los animales para que los nombre. Por qué hace Dios esto? Bueno, Adán empieza a nombrar a los animales, el mira al gorila. Ve a un macho gorila y a una hembra gorila. Luego ve a un león y a una leona. El ve que todos estos animales tienen su compañero o compañera y aún así él se encuentra solo como dice en el verso 18. Entonces, Dios lo hizo caer en sueño profundo y luego tomó una de sus costillas e hizo una mujer y la trajo al hombre. Este pasaje de la Biblia me recuerda a una de mis frases favoritas por Matthew Henry. A mi esposa también le encanta ésta frase. Él dice: “La mujer fue hecha de una costilla del costado de Adán; no hecha de su cabeza para que gobierne sobre él, ni de sus pies para que sea pisoteada por él, sino de su costado para ser igual a él, bajo su brazo para que sea protegida y cerca de su corazón para ser amada.”

Este pasaje en Génesis 2 describe el primer matrimonio. En el verso 24 menciona que: “el hombre dejara a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.” En Mateo 19:4-6 Jesús habla sobre éste pasaje de Génesis 2: Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.” John Piper dice que Jesús hace tres conclusiones sobre el matrimonio. Primero, “Así que no son ya más dos, sino una sola carne.” Matrimonio es esa clase de unión… muy profunda, así como Cristo y la Iglesia son un solo cuerpo (Romanos 12:5). La segunda conclusión que Jesús saca de ésta unión, es que es la creación y el trabajo de Dios, no del hombre. Él dice: “por tanto, lo que Dios juntó,…” Dios es el personaje principal en el evento del matrimonio. La tercera conclusión es que “lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.” Piper dice: “El contraste es: Si Dios unió al hombre y la mujer en matrimonio, entonces, simples humanos no tienen derecho a separar lo que se unió.  Puesto que Dios creo ésta unión sagrada con el propósito de mostrar el inquebrantable pacto de amor por Su pueblo, esto simplemente no está dentro de los derechos del hombre para destruir lo que Dios creó.”

Jesús si da una excepción para el divorcio en Mateo 19:9: “Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera.” Sin embargo, estamos agradecidos de que Dios no se divorcia de nosotros a causa de nuestra infidelidad. A pesar de nuestra infidelidad él ha permanecido fiel.

Continuará…

Felíz inicio de semana!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s